Ciencia para el optimismo pragmático

Mark Stevenson, autor del libro “Viaje optimista por el futuro”. Fuente:http://flowindia.wordpress.com/people/

En enero de 2011  Mark Stevenson, un escritor británico,  escribió un libro titulado “un viaje optimista por el futuro”. En cierto modo podría decirse que es un libro de divulgación científica, pero el secreto de su éxito se debe a que, en medio de un panorama de crisis mundial y de oscuros augurios para la humanidad, el autor ofrece una visión optimista del futuro del ser humano.

No se trata de un análisis profundo ni sistemático de la compleja realidad actual, ni se proponen sugerencias específicas para problemas concretos de nuestra sociedad. Simplemente se aporta una perspectiva diferente en la que la Ciencia y la Tecnología juegan un papel esencial. El libro acertó con un detalle muy simple: en una sociedad en la que los medios de comunicación han descubierto que la crisis también “vende”, como “venden” todas las calamidades humanas, y los mensajes pesimistas casi saturan el flujo de información, muchos esperan una interpretación optimista de lo que va llegar. En un océano de pesimismo, muchos estarán dispuestos a agarrarse a la más pequeña tabla de optimismo que encuentren en su deriva; pero si parece grande, mejor.

Sigue leyendo

Animales arquitectos

Es evidente que algunas construcciones del ser humano constituyen por sí mismas espetáculos que dan muestra de la creatividad y pericia de nuestra especie, pero a mi me gusta reivindicar una arquitectura menos conocida pero no menos sorprendente que la humana. Y es que la cualidad de fabricar estructuras complejas no es una exclusiva del Homo sapiens, a pesar de que nos gusta marcar diferencias entre nuestra especie y otras especies animales. Muchas veces con fines reproductivos o simplemente organizativos, algunos animales son capaces de elaborar estructuras sorprendentes que, no en vano, han servido de fuente de inspiración a diseñadores humanos en sus creaciones.

Así que, a continuación os presento algunas de las construcciones más espectaculares y/o misteriosas elaboradas por animales que no pertenecen a la especie humana… y os desvelo algunos de sus secretos.

Sigue leyendo

Almacenamiento subterráneo de gas y seísmos

Plataforma de extracción-inyección de gas del complejo Castor, a unos 22 km de la costa de Vinaròs.

En los últimos días, los numerosos movimientos sísmicos producidos en la zona costera del Golfo de Valencia han despertado la preocupación y también el enojo de los habitantes de la zona. Enojo porque se sospecha que los terremotos están relacionados con la mano del hombre. En el punto de mira está una instalanción colosal bautizada con el nombre de “Castor” destinada a almacenar cerca de 2000 millones de metros cúbicos de gas, el mayor almacén de gas submarino en España.

Sigue leyendo

Radiación electromagnética, atmósfera y vida

En otra entrada anterior os hablaba sobre qué es la radiación electromagnética y cuál es su naturaleza. Ya en aquella ocasión mencionaba la amplia variedad de orígenes, usos y efectos que pueden tener las radiaciones electromagnéticas debido a la amplitud de escala de la energía asociada a estas ondas. Especialmente interesante es la relación entre el fenómeno de la vida y este tipo de energía.

Radiación electromagnética y vida son fenómenos íntimamente ligados de formas muy diversas y, en algunos casos, de manera poco conocida. Por una parte, no se puede comprender el origen y mantenimiento de la vida en la Tierra sin tener en cuenta determinados tipos de radiación electromagnética. Por otra parte, algunos tipos de radiación electromagnética pueden ser letales para la vida y la protección que la Tierra ofrece frente a ellas, en gran medida gracias a la atmósfera, es esencial para que la vida prosiga. La relación estrecha entre radiación electromagnética y vida aporta, además una “conexión cósmica” más de esta última, ya que la mayor parte de la radiación electromagnética que llega hasta el planeta proviene directa o indirectamente del espacio.

Sigue leyendo

Ingrid y Manuel, una cita en México poco afortunada

La Naturaleza nos sorprende continuamente, por más que queramos convencernos de que la conocemos bien, y los fenómenos atmosféricos suelen estar en primera línea de esta exhibición. Que se produzcan huracanes o tormentas tropicales en las costas de México, particularmente las atlánticas, no es un hecho extraordinario en estas fechas. Sin embargo, que un huracán y una tormenta tropical se produzcan simultáneamente y que sus trayectorias tiendan a encontrarse en el continente es muy inusual. Más aún si uno de ellos proviene del océano Pacífico y otro del Atlántico.

Sigue leyendo

Moléculas ancestrales: Reloj molecular usado como “máquina del tiempo”

Este pasado mes de agosto alcanzó bastante notoriedad en las páginas de divulgación científica un estudio liderado por científicos de la Universidad de Granada sobre la estructura comparada de un tipo de proteína denominada tiorredoxina, que se halla presente en casi todas las formas de vida, desde las bacterias más simples, hasta el ser humano. Tanto en inglés como en castellano, muchos de los artículos incluían en su título la expresión “proteína resucitada“.

No voy a negar que lo imposible del título estimuló mi interés por la noticia. ¿Cómo resucitar aquello que no tiene vida? Porque ya sabes, estoy seguro, que aunque los seres vivos estén formados por determinadas moléculas, entre ellas, proteínas, éstas como tal,  no están vivas.

Naturalmente aquella expresión era un juego de palabras con un fin publicitario.

Sigue leyendo

La central nuclear de Fukushima seguirá dando problemas

Explosión en la central nuclear de Fukushima poco después del tsunami que asoló la región.

Cuando el 11 de marzo de 2011 se produjo el tsunami que arrasó una parte de la costa este japonesa, el temor inmediato fue el efecto directo de la subida repentina del nivel del mar sobre los habitantes de la zona costera y sus casas. En efecto, la destrucción y las muertes provocadas por la ola gigante fueron terribles. Sin embargo, hoy, más de dos años después, la mayor preocupación de aquel desastre natural tiene mucho que ver con la mano del hombre, y no sólo con los caprichos de la Naturaleza. Los sistemas de refrigeración de un complejo nuclear situado en Fukushima, una de las zonas costeras afectadas por el tsunami, fueron inutilizados por la inundación masiva que sufrió la zona, dando lugar a la peor crisis nuclear después de la de Chernobil.

Sin la fuente de refrigeración adecuada, varios reactores de la planta comenzaron a sobrecalentarse peligrosamente iniciándose un peligroso proceso de fusión de sus núcleos de combustible nuclear. Algunas medidas desesperadas consiguieron evitar el desastre que hubiera supuesto una destrucción de los edificios contenedores de los reactores, pero a costa de liberar cierta cantidad de gases radiactivos de los reactores más dañados (para evitar una explosión) y de enfriar a marchas forzadas el reactor  con grandes cantidades de agua que quedaron contaminadas y que inicialmente debieron ser devueltas al mar.

Se diseñó entonces un plan de contención, cuyo elemento clave era la refrigeración permanente de los núcleos dañados. Dos años después, el problema no ha terminado ni mucho menos y durante el mes de agosto de 2013, han ocurrido nuevos hechos muy preocupantes.

Sigue leyendo