¿Por qué bostezamos?

Hola amigos/as. Cuando el profesor McManus me invitó a participar en su blog acepté de inmediato. Quizá os pueda sorprender el tema al que he dedicado este primer artículo en el blog, pero el bostezo es uno de los patrones  de conducta más extendidos y curiosos que existen. Todos los mamíferos y otros muchos animales vertebrados bostezan, incluyendo peces, anfibios, reptiles y aves. La boca se ensancha y los pulmones inhalan profundamente, trayendo oxígeno hacia los pulmones y consecuentemente a la corriente sanguínea.

Unidos por el bostezo. El bostezo se ajusta en todas las especies de mamíferos a un mismo patrón

En contra de los mucha gente cree, el bostezo aumenta por unos momentos el estado de alerta. Es decir, bostezamos cuando tenemos sueño, pero no para dormir sino para combatir la somnolencia. Sin embargo, no todo está tan claro con respecto a los bostezos. En primer lugar, los bostezos no sólo se producen cuando estamos cansados, sino también en otras situaciones. Además no se sabe muy bien porqué se mejora el estado de alerta al bostezar. Existen más hipótesis para los motivos del bostezo:

– Nerviosismo

– Regulación de temperatura corporal

– Control de temperatura del cerebro

– Estiramiento de músculos

– Una reacción instintiva a mantener el cuerpo listo para algún tipo de acción

– Puesta en acción de algunas sustancias químicas en el cerebro que también afectan las emociones, estado de ánimo y apetito

– Reflejo territorial

Hay otra cuestión intrigante sobre los bostezos, que es su carácter contagioso: si una persona bosteza, esto causará que otra persona “responda” al bostezo, en ocasiones generando una cadena. Las razones para esto son poco claras. Otras hipótesis sugieren que el bostezo sirve para sincronizar el comportamiento anímico entre animales gregarios de forma similar al aullido de una manada de lobos durante la luna llena. El bostezo entonces emitiría una señal de cansancio hacia otros miembros del grupo para sincronizar los patrones de sueño, períodos de actividad y estados de alerta.

Lo que sí tenemos claro es que el bostezo es un signo tan primario de nuestro comportamiento que se ha comprobado que es contagioso con algunos otros animales. Si un perro bosteza y lo vemos, posiblemente bostecemos también… ¡y viceversa! Observa este video que muestra el carácter irresistible de los bostezos, también entre los chimpancés… y trata de controlar tu propio bostezo.

Algunos primates usan el bostezo para mantener el orden en su propia estructura social, en la que se observa el mismo comportamiento contagioso (como si un individuo le dijera a otro: ¡oye tú, abre los ojos que puede haber peligro!) o para coordinar sus ritmos de sueño. Por eso, se piensa que el carácter contagioso del bostezo podría ser un residuo de nuestro pasado evolutivo. Cuando el hombre era cazado, los bostezos eran una forma indicativa de alerta en forma de aviso para que el grupo se mantuviese vigilante.

Y sin embargo, sus motivos definitivos siguen siendo un misterio. Muy divertido y anecdótico, pero un misterio al fin y al cabo.

Anne Marie Rouge