Neuromagia: Neurociencia, percepción y modelo de Universo

¿Te gusta la magia? A casi todos nos divierten e interesan los trucos de magia. La magia nos cautiva por lo inesperado de sus consecuencias. Pero la magia puede ser mucho más que un pasatiempo. Algunos científicos han visto en la magia un campo de experimentación muy útil para comprender cómo percibimos y cómo pensamos sobre el Universo que nos rodea. Sigue leyendo y descubrirás cosas muy interesantes sobre la magia y lo que se puede aprender de ella.

Para empezar, tenemos que hablar de algunas cosas serias, pero, para que no te aburras, te propongo que comiences participando en un famoso experimento de percepción. IMPORTANTE: En el siguiente video verás dos grupos de personas, unas con camiseta blanca  y otras con camiseta negra. Cada grupo juega con un balón. TIENES QUE CONTAR CUÁNTOS PASES DE BALÓN REALIZA EL EQUIPO BLANCO. RECUERDA, SÓLO LOS PASES DEL EQUIPO BLANCO:

Por si no se te da muy bien el Inglés, o simplemente no te molestaste demasiado en leer los comentarios finales del video, te planteo las cuestiones clave que debes responder: ¿Acertaste el número de pases? Bueno, en realidad esto era lo de menos. Las cuestiones realmente interesantes eran: ¿Te has dado cuenta de que en mitad de la secuencia pasa un gorila? casi la mitad de las personas que ven este video por primera vez no se dan cuenta de este “detalle”. Pero, si te has dado cuenta del animal quedan otros dos retos: ¿Has notado el cambio del color de la cortina a lo largo del video? ¿y de que hay una persona que abandona el escenario a mitad de escena?

Muy pocas personas detectan todos estos detalles, a pesar de que suceden delante del espectador. Pero  si todo ocurre delante de nuestros ojos ¿por qué no lo vemos? La explicación tiene mucho que ver con la forma que tenemos de percibir las cosas. Más aún, nuestra forma de percibir las cosas influye muchísimo en cómo esperamos que sea y se comporte el Universo.

Una idea de Naturaleza a nuestra medida

¿Qué ves en la imagen?

Nuestros órganos de los sentidos se encargan de suministrar información del mundo que nos rodea a nuestro cerebro. Esta información es analizada y nuestro cerebro establece relaciones entre los elementos de información que le llegan. Con todo este conjunto de elementos de información y de relaciones entre ellos, nuestro cerebro construye una realidad mental que, suponemos, debe asemejarse bastante a la Naturaleza real de la que hemos capturado la información.

La forma de percibir de nuestro cerebro nos ha llevado a aceptar que vivimos en un Universo cambiante basado en el llamado principio de causalidad, es decir, que cada cambio que observamos es una consecuencia o efecto de un cambio anterior, al que llamamos causa. Dicho de otro modo, cada fenómeno o hecho que tiene lugar ocurre porque es provocado por otro fenómeno. La causa es siempre anterior en el tiempo a la consecuencia (aunque los científicos, especialmente desde el desarrollo de la Física cuántica, cada vez están menos seguros de que esto se corresponda con la naturaleza real del Universo).

Así pues, el Universo, desde las estrellas más lejanas, hasta los hechos más cotidianos de nuestra vida diaria, se desarrolla como una complejísima red de causas y consecuencias que se suceden y cruzan  a lo largo del tiempo.

Por suerte este principio de causalidad es muy constante, es decir, las mismas causas siempre dan lugar a los mismos efectos. Es decir, la Naturaleza se comporta de una forma regular, como una máquina muy compleja, de forma que muchas veces podemos saber qué va a suceder después de que ocurran o provoquemos determinados fenómenos: Si soltamos un objeto en el aire, este caerá hacia el suelo, si golpeamos un objeto contra otro similar (por ejemplo, dos bolas de billar) está cambiará de posición, si calentamos un gas dentro de un recipiente hermético, la presión del recipiente aumentará. Esta regularidad hace que para nuestra mente, el Universo en el que vivimos sea un Universo predecible, y un Universo predecible es, afortunadamente, un Universo controlable, lo cual aumenta  las posibilidades de sobrevivir en él.

 Leyes de la Naturaleza y magia

De forma general, a esas regularidades (relaciones constantes entre causa y consecuencia) las llamamos leyes de la Naturaleza. Estamos acostumbrados a que todo lo que nos rodea se comporte de acuerdo con esas leyes naturales, como, por ejemplo, la ley de la gravedad. Por eso, cuando se producen fenómenos que aparentemente no cumplen las leyes naturales o donde las consecuencias parecen ocurrir sin que previamente tenga lugar la causa necesaria, nos sorprende, nos fascina, y a veces nos asusta.

Esta es la esencia de la magia: Producir fenómenos que, aparentemente, no cumplen las leyes naturales. Piensa en un truco clásico de magia: un objeto que desaparece de un lugar y aparece en otro sin que, aparentemente, nada ni nadie lo haya tocado, o un pañuelo que cambia espontáneamente de color, la cara de un dado que, de pronto, cambia de valor, alguien o algo que adivina lo estás pensando. La magia nos sorprende porque esperamos que las cosas sucedan según las leyes naturales y si los que vemos no encaja con lo que esperamos nos sentimos desconcertados.

Originalmente magia y ciencia fueron formas de conocimiento bastante mal avenidas porque la magia defendía que realmente eran posibles fenómenos sobrenaturales que no cumplieran las leyes naturales. Por el contrario, la Ciencia defendía que las leyes naturales y el principio de causalidad eran pilares inamovibles del Universo.

La magia nos enseña sobre nuestro cerebro

Hoy en día, la magia que vemos en la televisión o en espectáculos no se enfrenta a la Ciencia. La magia no incumple las leyes de la Naturaleza pero sabe hacer que lo parezca y esto tiene mucho que ver con nuestra forma de percibir lo que nos rodea.

Por eso a algunos científicos se les ha ocurrido que los trucos de magia pueden aportar conocimiento para entender cómo nuestro cerebro usa realmente la información de nuestros sentidos y entender mejor los mecanismos de la percepción. A esta combinación de Neurociencia y magia se le ha llamado neuromagia. No es realmente una ciencia, sino, más bien, un campo de estudio; pero es muy interesante… y divertido! Puedes ver el siguiente video en el que la Dra. Susana Martínez-Conde, especialista en este campo, explica algunas ideas muy interesantes y divertidas sobre neuromagia.

Probablemente después de ver este video entiendas mejor por qué no fuiste capaz de ver a la primera los detalles del primer video. En definitiva, entender la magia, ayuda a comprender mejor cómo funciona nuestra percepción… o también puede entenderse al revés.

Lecciones de Neurociencia para la magia

Primera lección: Nuestro cerebro recibe más información de la que puede procesar y analizar sobre la marcha. Nuestros sentidos son limitados, pero, a pesar de ello, proporcionan mucha más información de la que puede analizarse en un breve espacio de tiempo. Muchas de las decisiones que debe tomar nuestro cerebro tienen que ser rápidas, así que esperar demasiado tiempo para obtener un análisis un poco más detallado puede que no sea una buena opción.

Segunda lección: La atención actúa como un foco. El cerebro debe buscar una solución de compromiso entre exactitud de análisis y rapidez. ¿Cómo lo consigue? teniendo en cuenta sólo una parte de la información e ignorando el resto. Si una piedra se dirige a gran velocidad hacia nosotros es seguro que no nos daremos cuenta de la mosca que revolotea a un lado. En cada instante nuestro cerebro tiene que decidir qué parte de la información que le llega es relevante o importante y cuál no. La información relevante será analizada, la poco importante será ignorada.

Tercera lección: Existen criterios generales para establecer la prioridad de una información. Por ejemplo, un objeto que aparece o se mueve  en nuestro campo visual  atraerá el foco de atención sobre él. Has visto como algunas crías de aves o de mamíferos se quedan inmóviles cuando se siente acechadas por un depredador? ¿No sería más lógico “salir por patas”? Pues no, un depredador puede tener delante de sus narices un animal inmóvil y no darse cuenta que está ahí, pero en cuanto se mueva lo detectará.

Más aún, un movimiento grande atraerá más el foco de atención que un movimiento pequeño, aunque ambos ocurran en la misma zona del campo visual.

Cuarta lección: “Sólo vemos lo que conocemos”. Se trata de una frase célebre que se atribuye al famosos filósofo alemán J.W. von Goethe. Probablemente Goethe la aportó pensando en muchas de las implicaciones filosóficas que conlleva, pero lo cierto es que esconde una verdad a medias de cómo funciona la percepción. Cada imagen que llega hasta nuestro cerebro es analizada por este y, para darle significado, nuestro cerebro busca prioritariamente objetos o formas que ya conoce. De esta forma, al ver una imagen puede que nos pasen desapercibidos detalles que no esperamos ver si antes somos capaces de identificar objetos familiares que esperamos. Puede parecer una estrategia un poco pobre, pero es muy práctica ya que, generalmente los objetos que más nos importan son aquellos que usamos habitualmente, así que puestos a empezar por alguna parte es mejor empezar buscando cosas que ya conocemos.

Sin saberlo o sabiéndolo los magos aplican todas estas lecciones en sus trucos. Existen muchas clases de trucos de magia pero los más sorprendentes son aquellos en los que no se oculta nada detrás de un falso fondo o de un espejo disimulado. Durante el truco, los magos nos hablan y se mueven y al hacerlo saben atraer el foco de nuestra atención precisamente donde ellos quieren. Hay multitud de ejemplos, pero para terminar, he elegido este que es todo un clásico y puede sorprenderte también a través de internet. ¿Puedes explicar el truco y porqué funciona?

 

 

8 thoughts on “Neuromagia: Neurociencia, percepción y modelo de Universo

  1. Hola soy Álvaro Mármol Serrano de 2ªA:
    Yo creo que el celebro a veces te juega malas pasadas como en los dos casos de arriba . Solo el celebro se da cuenta en lo que le damos mas importancia visual no a las demás cosas como en el video del mono o el de las cartas.

    • ¡Bien, Álvaro! Efectivamente nuestra percepción es limitada y esta condicionada por la estructura y funcionamiento de nuestro cerebro. En realidad sólo percibimos una pequeña parte de toda la inmensa cantidad de información de nuestro entorno y esto hace que, en ocasiones, lleguemos a conclusiones erróneas. Sin embargo, no filtrar la información sería aún peor: nuestro cerebro se bloquearía al no poder realizar suficiente número de operaciones nerviosas.

  2. Hola me llamo Jose María de 2*A. Vamos a ver: yo pienso que el cerebro solo ve lo que nos centramos más o nos llama la atención. Como el primer video que nos centramos solo en los pases que hace el equipo blanco , sin embargo no nos damos cuenta de que llega el gorila. El cerebro nos hace malas pasadas ya que solo nos fijamos en lo que nos llama mas la atención y no nos fijamos de todo.

    • ¡Hola, José María! El cerebro sólo se fija en una parte porque literalmente no podría analizar toda la información que le llega simultáneamente en cada segundo. Así pues, debe filtrar para analizar sólo una parte. Esta es la base de buena parte de los trucos de magia: llevar nuestro foco de atención a un punto alejado de donde se está realizando realmente el truco. Por eso, la magia nos pue enseñar detallles muy interesantes sobre nuestra percepción.

  3. Soy Eva Pérez Camacho de 2ºA
    *EL MONO SABIO: Tu te fijas en una sola carta de las 6 que hay,tras aparecer la cara del mono, aparecen 5 cartas y tu buscas la que habías escogido pero todas las cartas han cambiado y tu no te fijas en las demás,crees que la que no esta es la tuya así funciona el truco.

    *LA NEUROMAGIA : La magia,aprovecha que nuestro cerebro no puede procesar toda la información que recibe,en esas partes sin observar se aplica el truco. También,aprovecha,que nosotros solo prestamos atención a lo que conocemos. Quiere decir que en la magia,casi siempre interviene la ciencia en este caso la neurología

    • ¡En efecto! Bien respondido. Nuestro cerebro no puede con toda la información que le llega, así que hay que escoger en cada momento sólo una parte de ella. En un truco de magia se nos induce a escoger la información que le interesa al mago, de forma que el resto quedará como en una nube. Por eso, a primera vista sólo detectamos el cambio de una carta: aquella en la que hemos centrado el foco de atención y de la que tenemos información detallada.
      Gracias por participar.

  4. A mi parecer es q el truco es el siguiente :
    Al principio enseña seis cartas , las cuales son : el siete de trebol negro , el siete de diamante rojo , el seis de corazon rojo , el seis de pica negro , el ocho de trebol negro y el ocho de diamante rojo .
    Bien , pues cuando te dice que escojas una carta , la parte lateral del cerebro suele escoger la carta superior derecha , que en este caso , si mal no recuerdo , era el ocho de trebol negro .
    Cuando vuelve a poner de nuvo las cartas , la que falta es el ocho de color negro , pero de lo que no nos damos cuanta a primera vista es que todas las cartas estan cambiadas , y solo falta una carta negra con el numero ocho . Las cartas que pone la segunda vez son las siguientes : siete de corazon rojo , siete de pica negro , seis de trebol negro , seis de diamante rojo y ocho de corazon rojo , por lo que faltaria el oocho de pica negro .
    Asi que da igual que cartas cojamos , ya que no son las mismas cartas las que enseña por primera vez que la que enseña la segunda , solo que en la segunda no pone una carta del numero ocho negra , ya que como he dicho antes , una pare del cerebro que suele mandar sobre otra se decanda a elegir siempre la carta superior derecha .
    Aunque esta es mi pinion y no se si estare en lo correcto
    Paula Naranjo Borrallo 3°A

    • Muy bien, Paula! El truco funciona independientemente de dónde esté la carta que escojas. Lo que sí es cierto es que tu atención se centra en el detalle de la carta que escoges y no en el resto. Es decir, el foco de atención hace que las cartas no escogidas sean sólo un cojunto de figuras rojas y negras. Por eso, es normal que sólo detectemos el cambio de la carta escogida, pareciendo que adivinan nuestro pensamiento. El video del principio de la noticia es aún más espectacular para entender cómo funcionan nuestros procesos de observación y percepción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s