Por qué la clorofila no absorbe el color verde

El profesor McManus en la Estación Biológica La Selva (Heredia,Costa Rica). (Fuente original: galería fotográfica de Lon&Queta (http://www.flickr.com/photos/ lonqueta/with/4112791550/)).

Las selvas de Costa Rica son un lugar impresionante, donde la vida alcanza una diversidad y una exhuberancia difíciles de imaginar. He tenido la suerte de disfrutar de este entorno durante unos días, como puedes ver en la fotografía, y resulta realmente impactante. El color verde de la vegetación te rodea permanentemente y eso te hace pensar que, a veces, las características más simples de los seres vivos dan lugar a las preguntas más interesantes.

Cuestionarse por qué las plantas no absorben el color verde es una forma más interesante de plantear otra pregunta más corriente: ¿Por qué las plantas son verdes?.Ya sabes que la clorofila es la responsable de esta característica.

Cuando la luz solar (que es la suma de  los diversos colores), incide sobre un objeto, algunos de esos colores son absorbidos y otros reflejados, de forma que vemos los objetos del color que no absorben. Seguro que también conoces que si vemos a las plantas de color verde es porque éstas (y en particular la clorofila) reflejan precisamente la luz de color verde.
El color de una sustancia te puede parecer un detalle casual, pero, ¿por qué una molécula cuya misión es absorber luz rechaza parte de esa energía? Te sorprenderá descubrir la importancia de este detalle para comprender mejor el proceso de la fotosíntesis y su relación con la luz.

Vayamos por partes y empecemos por la luz. La luz es algo que nos resulta tan familiar y cotidiano que cuesta trabajo imaginar lo  difícil que resulta su comprensión y el esfuerzo que ha exigido a grandes científicos como Newton o Einstein.

La luz es una forma de energía electromagnética. Los rayos gamma, los rayos X, los rayos ultravioleta, los infrarrojos, las ondas de radio (sí, las mismas que te permiten escuchar o ver tu programa favorito), o las microondas de los hornos domésticos son otros tipos de energía electromagnética. Como habrás escuchado, la luz, (al igual el resto de radiaciones electromagnéticas) está formada por unas partículas llamadas fotones. Uno cae fácilmente en la tentación de imaginarse los fotones como microbolitas brillantes que se desplazan rápidamente formando los rayos de luz, pero los fotones no son unas partículas cualquiera.

Los fotones  surgen cuando se producen movimientos de cargas eléctricas. Al ser producidos, cada uno de ellos se desplaza en una dirección determinada siempre a la misma velocidad y pueden hacerlo a través del vacío (a unos 300.000 km/s). Pero los fotones no son partículas de materia, no poseen masa, ni carga eléctrica, ni se puede estimar su tamaño. Los fotones son más bien paquetes indivisibles (cuantos) de energía, más que partículas materiales como las que estamos acostumbrados a manejar. A pesar de ello, cuando chocan contra algún objeto se comportan como si fueran partículas de materia: Transmiten su energía, se desvían y rebotan, exactamente a como lo harían, por ejemplo, bolas de billar.

Todos los fotones (sea cual sea el tipo de radiación electromagnética de la que hablamos) son exactamente iguales y se mueven a la misma velocidad. Quizá te preguntes: si los fotones de un microondas o de una emisora de radio son iguales a los de un rayo de luz y van igual de deprisa ¿cómo distinguimos una radiación de otra?

Hay una propiedad de los fotones que sí varía de unos a otros. Es una característica que ha dado multitud de quebraderos de cabeza a los científicos que han tratado de entender qué es exactamente la luz, y es que cada fotón, en su desplazamiento, tiene asociada una onda u oscilación de energía, lo que hace que la luz tenga una doble cara, como conjunto de partículas y como energía ondulatoria. Esta onda u oscilación de energía es diferente de unos fotones a otros.

La longitud de onda es la distancia entre dos crestas (puntos “altos”) o dos valles (puntos “bajos”) d ela onda. Se representa con la letra griega lambda.

Para diferenciar una onda de otra se suele usar la longitud de onda (que es la separación ente dos puntos equivalentes de la onda). La energía que corresponde a cada fotón depende de la longitud de onda asociada. Cuanto más pequeña sea la longitud de onda del fotón, mayor es la energía. Las longitudes de onda de los fotones son increíblemente variables (desde distancias microscópicas hasta kilométricas). Curiosamente, la longitud de onda de los fotones depende de la amplitud del movimiento de las cargas eléctricas que los generan. Bueno, vamos al grano.

Espectro de radiación electromagnética. Observa la posición de la luz (radiación visible) entre los distintos tipos de radiación electromagnética

Los fotones de luz visible poseen longitudes de onda realmente pequeñas, comprendidas entre los 400 y 700 nanometros (un nanómetro equivale a 0.000001 mm, es decir, un milímetro equivale a ¡un millón de nanometros!). Cuando estos fotones de luz pasan a través de las pupilas de nuestros ojos y llegan hasta la retina, ésta envía una señal al cerebro que al ser interpretada genera lo que llamamos visión. Lo curioso es que nuestra retina ( y nuestro cerebro) es capaz de diferenciar unos fotones de otros según su longitud de onda y en nuestra imagen visual estas diferencias de longitud de onda se representan como… ¡colores!. Si los fotones que entran en nuestros ojos tiene una longitud de onda de unos 700 nm veremos la imagen de color rojo, pero si son de unos 450 nm la veremos azul. Los fotones “azules” son más energéticos que los “rojos” porque su longitud de onda es menor. A cada color, por tanto, le corresponden  fotones de una determinada longitud de onda y esta es una forma objetiva y útil que tiene los científicos de manejar  la luz.

Y ahora, retomemos  la fotosíntesis. Ya sabes que es un proceso complejo que engloba, a su vez, otros subprocesos sorprendentes. Uno de ellos es la capacidad  de absorber energía lumniosa y transformarla en energía química. En este proceso, la clorofila juega un papel crucial porque es capaz de abosorber la energía de determinados fotones que llegan hasta ella y transmitirla a un sistema capaz de tansformarla en energía química. En realidad sería más correcto hablar de clorofilas, porque existe más de un tipo, cada una con ligeras diferencias de estructura y abosrción que puedes ver en la siguiente gráfica (para el caso d elas clorofilas a y b). No obstante, para simplificar me referiré a las diferentes clorofilas como si fueran una sola.

Radiación solar y fotosíntesis. Observa cómo la atmósfera filtra parte de la radiación solar que llega a la parte superior de la atmósfera de la Tierra (amarillo). A pesar del filtro, la luz visible es la parte más importante de la radiación que llega a la superficie de la Tierra (rojo). Comprueba también que la actividad fotosintética se ajusta precisamente a la radiación visible (aunque no por igual en todos los colores o longitudes de onda). Haz click para aumentar la imagen.)

Ahora bien, la clorofila sólo es capaz de absorber de forma eficiente fotones de luz y, en realidad, no todos. Hay un buen motivo para absorber precisamente la parte “visible” del espectro electromagnético: La luz visible junto con la infrarroja constituye la mayor parte de la radiación que llega a la superficie terrestre procedente del Sol. Algunos de los gases que componen la atmósfera como el ozono o el vapor de agua se encargan de absorber buena parte de la radiación fuera del espectro visible antes de que pueda tocar la superficie del planeta (Observa la gráfica de espectro de radiación solar)

Espectro de absorción de las clorofilas a y b (además de otros pigmentos como carotenos). Observa la diferente proporción de absorción según el color (longitud de onda) de la luz.

Pero aquí viene lo llamativo: La clorofila sólo absorbe fotones de unos colores y no de otros. En concreto, absorbe fotones “rojos” y “azules” sobre todo, pero no los “verdes” (Observa la gráfica superior). Los fotones “verdes” son reflejados por la clorfila y son los responsables del color que tienen las plantas. Esto significa que las plantas no absorben ni aprovechan una parte de la energía luminosa que llega hasta ellas.

La pregunta es inevitable: ¿porqué la Naturaleza no ha diseñado una molécula o un conjunto de ellas  capaz de absorber y aprovechar para la fotosíntesis todo el espectro de colores? Los científicos argumentan que la respuesta está en el tipo de radiación que nos llega del Sol. La luz del Sol es muy rica en fotones rojos, menos de fotones verdes y menos aún de fotones “azules”, pero los fotones “azules” son muy energéticos (para ser fotones de luz) y, por tanto, muy eficaces para “activar” la clorofila. Así pues, parece que, a lo largo de la evolución, las plantas han seleccionado los fotones rojos por su abundante número y los azules por su alta energía. En esta situación, los fotones verdes, que no destacan ni por ser los más abundantes en número, ni los más energéticos, han sido los grandes “perdedores” del proceso, dando lugar al color de las plantas.

Sin embargo, la respuesta no es del todo satisfactoria porque, sea como fuere, los fotones “verdes” podrían suponer un plus de energía para las plantas si pudieran ser absorbidos y aprovechados para la fotosíntesis. De hecho la cantidad de energía correspondiente a los fotones verdes que llegan a la superfcie terrestre es tan importante como la de los fotones rojos.

Es algo que siempre me ha intrigado y por eso quiero contar con tu ayuda para resolver las siguientes preguntas ¿Qué ocurriría si ilumináramos una planta con luz verde?¿De qué color serían las plantas si las moléculas captadoras de luz absorbieran también los fotones verdes además de los rojos y azules? ¿Qué ventajas e inconvenientes podrían tener plantas de este tipo (es decir, que absorbieran toda la gama de colores)?

29 thoughts on “Por qué la clorofila no absorbe el color verde

  1. Pingback: Guía para buscar vida extraterrestre | Naturalmente, Ciencias

  2. Pingback: Guía para buscar vida extraterrestre (parte II) | Naturalmente, Ciencias

  3. Excelente observacion, tambien un podria pensar porque no absorven los fotones de todas las longitudes de onda del espectro visible y por ende reflejar el color negro, quizas la razon pueda estar en una limitante estructural en el sentido de que el costo beneficio(costo energetico asociado a la sintesis de molecula y la cantidad de energia absorvida ) podria ser el mas optimo con esta combinacion de fotones y no otra.. si sabes de mas hipotesis al respecto me gustaria intercambiar opiniones, saludos

    • Gracias por tu comentario. El post está planteado para reflexionar precisamente sobre esta cuestión. Como se plantea en el artículo, a primera vista podría parecer extraño que las plantas “desaprovechen” buena parte de los fotones más abundantes que llegan hasta ellas. La cuestión es que, como cualquier tipo de diseño, lo sistemas moleculares complejos están sometidos a diferentes tipos de constricciones o requerimientos que hacen que el resultado sea la mejor solución de compromiso.
      Como planteas de forma muy interesante, una de esas constricciones es siempre energética (¿Compensa el gasto energético de fabricar determinada estructura con las ventajas “energéticas” que confiere?).
      También hay otro tipo de constricciones: las de tipo funcional y en el caso de la clorofila estas pueden ser muy importantes. El hecho fundamental es que la clorofila no es una molécula que actúe independientepente, sino que forma parte de un complejo sistema de moléculas que absorben diferentes tipos de fotones y un sistema de proteínas de tranporte de electrones que permiten transformar la energía absorbida en energía química (ATP y NADH). Las clorofilas pueden transmitir energía entre ellas por resonancia electrónica y algunas de ellas son capaces de transferir electrones hasta la cadena de transporte electrónico de las membranas internas de los cloroplastos. En resumen, que la clorofila no sólo se dedica a absorber luz, sino que debe ser capaz de realizar otras tareas tales como transmitir energía por resonancia o realizar procesos de óxido-reducción con otras moléculas.
      Es posible que esta “multitarea” de la clorofila sea parte de la explicación a la cuestión. Piensa en un atleta campeón de triatlón. Existen corredores más rápidos, mejores nadadores y ciclistas más resistentes, pero de forma equilibrada en las tres tareas no hay nadie que lo haga mejor que él.
      Quizá la clorfila es la mejor solución de compromiso que la evolución biológica ha podido encontrar para desarollar todas las funciones necesarias de forma eficiente y equilibrada.
      Gracias por tus commentarios.

  4. Se me ocurre que desde el punto de vista ingenieril, tal vez sería demasíada energía la que pudieran absorber y no habría una forma eficiente de ocuparla toda, las plantas podrían sufrir de “obesidad” si no reflejaran color. Reflejan el verde porque no es el más energético (como el azul, que de todas maneras es dispersado mayormente por la atmósfera) ni el más común (como el caso del rojo). Así ayudan a equilibrar la temperatura planetaria promedio.🙂

    • En efecto, la clorofila es sensible a un exceso de luz ya que el ambiente hiperoxidante que se puede generar a su alrededor puede llegar a destruirla. De hecho, aún no abdorbiendo determinadas longitudes de onda, la clorofila cuenta con algunos pigmentos “ayudantes”, como los carotenos, que en parte actúan como agentes protectores frente a una sible fotodestrucción de la clorofila por exceso de luz.
      Así, incluso sin tener en cuenta el presumible aumento de temperatura debido a una mayor absorción de energía, el exceso de luz conlleva ya de por sí un riego real para la estabilidad de la clorfila.
      ¿Han favorecido los procesos evolutivos una solución “conservadora” en este sentido para controlar más fácilmente la estabilidad de los sistemas fotosintéticos? Es una propuesta muy interesante.

      Gracias por tu participación.

  5. Hola profesor Mc Manus, buscando la respuesta de porque las plantas son verdes? he llegado a esta direccion de internet y me resulta muy interesante la manera en como abordas la respuestas y la atención que prestas a los comentarios de los que visitan este blog, por lo que, pido de tu apoyo porfavor, resulta que estoy en formación como profesora de bachillerato y tengo que abordar este tema de fotosintesis, sin embargo me gustaria iiniciar con preguntas generadoras del tema pero no las conceptuales, como ¿que es la fotosintesis? ¿organelo celular responsable del proceso? …… no, este tipo de preguntas no, sino aquellas que van encaminadas a la reflexion y que a su vez la puedan vincular con lo cotidiano, ¿cuales me sugieres?. Te agradezco de antemano tu atención.
    Atte Hanna

    • Hola Hanna.
      Creo entender lo que necesitas. Este tipo de preguntas dependen mucho del nivel académico y de la edad de los estudiantes, porque “lo cotidiano” depende mucho de la experiencia y, más aún, de la capacidad de observación de cada uno de los alumnos/as. No obstante, te sugiero algunos planetamientos que espero puedan resultarte útiles:

      1. ¿Qué “comen” las plantas? A nuestras mascotas (perros, gatos,..) les damos de comer piensos que contienen proteínas, glúcidos, grsas, o restos de nuestras propias comidas; pero ¿qué les “damos de comer” a nuestras plantas?
      Este planteamiento sirve para introducir el carácter único de la fotsíntesis (si exceptuamos la quimiosíntesis) como proceso generador de materia orgánica (glucosa) a partir de materia inorgánica. Con frecuencia, al hablar de fotosíntesis, el alumno piensa principalmente en la absorción de la luz solar y deja en un segundo plano esta parte del proceso que es igual de singular. Si introduces también el tema de los abonos para plantas quizá descubras que algunos alumnos/as piensan que estos abonos contienen comida orgánica (proteínas, glúcidos, etc) al estilo de una “comida para animales”.

      2. Un experimento sencillo: ¿Qué ocurrirá si introduces a un ratón en una campana de cristal hermética con toda la comida que necesite? ¿Y si haces lo mismo con una planta?¿Y si pintas de negro la campana?
      Estos tres hipotéticos experimentos sirven para familiarizar al alumno con los planteamientos experimentales y la elaboración de hipótesis. El primer experimento suele ser bastante bien predicho por los alumnos, que se dan cuenta de que la falta de renovación del aire acabará con el suministro de oxígeno ya que el ratón lo consume permanentemente, pero no lo produce (a diferencia de las plantas. Puede ser buena idea pedirles que realicen una gráfica de cómo creen que evolucionarán las concentraciones de oxígeno y dióxido de carbono a lo largo del tiempo.
      Más interesantes son los dos experimentos siguientes que sirven para reflexionar sobre el hecho de que las plantas también respiran y necesitan oxígeno, aunque la fotosíntesis lo produzca como un residuo en gran cantidad. También puedes pedirles que realicen las gráficas correspondientes.

      3. ¿Qué pasa si colocamos plantas en la habitación en la que dormimos?
      Existe la creencia popular de que es malo y peligroso tener plantas en la habitación en la que se duerme porque nos roban el aire. La creencia sugiere que se conoce que las plantas también realizan respiración celular, pero es divertido para los alumnos comprobar la exageración de esta creencia al preguntarles por su experiencia de haber dormido con otras personas (hermanos, por ejemplo) que también tienen la “mala costumbre” de respirar. ¿Le pedimos al que duerme con nosotros que respire despacito, vaya a ser que nos asfixie?…

      4. Ningún planeta conocido, excepto la Tierra, tiene una cantidad de oxígeno tan elevada ¿Siempre ha sido así? ¿cómo eran los primeros organismos de la Tierra con respecto al oxígeno? ¿por qué la Tierra es diferente a los demás planetas?
      Este es un planteamiento que sirve para abordar la trascendencia evolutiva de los procesos fotosintéticos y cómo han condicionado la vida en la Tierra. Es un planteamiento más teórico que los anteriores, más de estudio bibliográfico, pero muy interesante para alumnos de bachillerato.

      Si quieres explicar conceptos más complejos relacionados con la fotosíntesis, buscar ejemplos cotidianos es difícil porque rápidamente se pasa a los procesos moleculares en los que nuestra experiencia directa es muy limitada. No obstante, puede ser interesante hablar de la naturaleza del color (¿por qué vemos las cosas de un color determinado?, como se hace en el artículo), para introducir la cuestión de la absorción y conversión de la energía luminosa.

      Bien, Hanna; espero que estas ideas puedan serte útiles y te sugieran nuevos planteamientos. Suerte en tu carrera de profesora y gracias por participar en el blog.

      • Woo!! que interesante todo lo que comentas y muchas gracias por tu disponibilidad en responder a mis inquietudes, efectivamente has dejado un campo amplio para que investigue y planee apartir de ellas mis sesiones.
        Nuevamente te reitero mi gratitud, ha sido un gusto encontrar este sitio en la web.
        Saludos Hanna.

  6. Buenas, quisiese hacer un comentario. En realidad el máximo de emisión del sol no está en el color rojo, si no en el verde-azulado (500 nm) como pronostica la ley de Wien.

    • Tienes toda la razón! Creo que es una buena precisión que exige una aclaración. En efecto, la ley de Wien describe la relación que existe entre la temperatura de un cuerpo y la longitud de onda a la que se produce el máximo de emisión energética.
      Si consideramos una temperatura superficial del Sol de unos 5700 K, la ley de Wien predice (y, de hecho, se corresponde con la realidad) que el máximo de emisión solar se produce a unos 480 nm, lo que equivale aproximadamente al color verde-azulado.
      Sin embargo, es necesario realizar un par de precisiones:
      En primer lugar, la luz que llega a la superficie terrestre no coincide con la emitida desde el Sol debido al filtro que realiza la atmósfera terrestre. Este filtro es ligeramente más efectivo, dentro del espectro visible, a longitudes de onda corta (hacia el azul) que a longitudes largas (hacia el rojo).
      En segundo lugar, la ley Wien relaciona la temperatura del objeto con la energía que se emite con una determinada longitud de onda. Pero la energía asociada a cada fotón no es la misma para todos ellos, sino que depende nuevamente de su longitud de onda (en concreto, existe una relación inversamente proporcional entre la longitud de onda asociada a un fotón y su energía). Es decir, los fotones “rojos” son bastante menos energéticos que los “azules”. Esto conlleva que para una misma cantidad de energía son necesarios mayor número de “fotones rojos” que “azules”. Este hecho es relevanre en los procesos fotosintéticos ya que en ellos no sólo importa la cantidad total de energía sino el número de cuantos eficientes de energía (algo así como que “hacen más efecto total 100 proyectiles de 1 kg que uno de 100kg”).
      Si observas la gráfica de irradiancia que se incluye en el post, comprobarás que se ajusta a lo que afirmas: el máximo de irradancia/emisión se corresponde con el verde azulado; pero, en consonancia con el menor nivel energético de los “fotones rojos”, la proporción de “fotones rojos” efectivos es mayor, que es lo que se afirma en el post. Así pues, en mi opinión, ambas afirmaciones son ciertas.
      Muchas gracias por este comentario tan interesante!

      • Por otro lado, es por esto que la flama con mayor desempeño en cuanto a energía calorífica es la azul.

        Y también el espectro luz que requiere una planta para florear es el azul, y supongo que por su alta cantidad de energía, ya que para florear una planta ocupa la mayor parte de su energía…

  7. Que tal si la atmosfera de las plantas primitivas era diferente, o algun organismo que era capaz de captar ese color ( el verde) o si fuecen negras y no desperdiciaran nada tal vez seria demaciado calientes y se evaporaria el agua o se volviera condiciones inestables para la celula por que recordemos que el cloroplasto esta adentro de estas o simolemente no lo exigio la evolucion o e, pigmento creado es demaciado inestable para estar en relacion con otros ciclos de la creacion de atp o mejor dicho glucosa , hay demaciadas alternativas.

  8. Muy bueno¡¡¡ Me gustaria saber si todo esto se puede experimentar y como.? sin tener muchos materiales tecnologicos. Gracias

    • Hola Carolina!
      Me alegro de que te haya gustado el artículo. La medida de la tasa de fotosíntesis puede hacerse realizando una estimación de alguna de las sustancias que intervienen en el proceso, fundamentalmente, consumo de CO2, producción de glucosa o producción del O2. La medida de estas variaciones con fines científicos requiere medios técnicos bastante sofisticados para un laboratorio casero, pero si te gusta el tema, existe un método clásico muy simple que puede dar resultados muy buenos.
      Eso sí, se emplean algas (generalmente Elodea, que se puede conseguir fácilmente en tiendas de acuariofilia) en lugar de plantas terrestres, y ahora entenderás por qué.
      Se trata de contar burbujas de O2 que se desprenden de las hojas del alga por unidad de tiempo. Es algo pesado pero muy simple. Si te interesa, te dejo este enlace que describe cómo realizar la experiencia.
      Hay otra cuestión, si lo que quieres es comparar el efecto de diferentes longitudes de onda (es decir, colores) de luz, puedes usar filtros de colores pero debes tener en cuenta lo siguiente:
      Si pruebas con distintos ejemplares, su tamaño es muy importante. Debes referir el resultado al tamaño (por ejemplo, masa) del ejemplar. Otro detalle: la temperatura es otro factor crítico, porque a mayor temperatura mayor tasa de fotosíntesis. Debes procurar que todas las experiencias se realicen a la misma temperatura.
      En fin, espero que la información pueda resultaerte útil. Gracias por participar en el blog

  9. Hola, soy un pardillo en el tema, pero me ha impactado. Sólo una pregunta, como sabemos no todas las estaciones del año, ni mucho menos los días son con las mismas condiciones de luz, también hay nubes, polución, “humana o natural. Coches, volcanes…” Cierto que las plantas no han tenido tiempo a evolucionar en relación al factor humano, pero los volcanes y cosas parecidas ya estaban aquí antes que las plantas. Mi pregunta es la siguiente: ¿es posible que la evolución, haya tenido en cuenta las longitudes de onda que llegan en un promedio a lo largo de todo el año? y así haya decidido que porqué cambiar de modelito para cada estación, ¿y por eso ha sacrificado ciertas longitudes?, así sólo necesita un armario para todo el año, ahorra en espacio, dedicación, tiempo, adaptación, etc.. y de camino simplifica el sistema.

    Un saludo, y gracias por hacerme pensar…

    • ¡Hola!
      Ante todo, gracias por participar en el blog y por plantear un tema enormemente interesante: el de la capacidad de adaptación de las plantas a las diferentes condiciones de luz.
      Lo cierto es que las plantas poseen una amplia variedad de mecanismos para modificar sus características en función de la luz ambiental y que afectan a múltiples detalles, tales como la amplitud de la superficie foliar, el grosor y orientación de las hojas, la orientaciónde los cloroplastos dentro de las células vegetales e incluso la proporción de fotosistema I / fotosistema II del cloroplasto.
      El objetivo siempre es el mismo: lograr que la planta reciba la cantidad y tipo de luz óptima para sus aparatos fotosintéticos o adaptar estos a la luz disponible. Por otra parte, un exceso de irradiancia los destruiría y un defecto podría ser insuficiente para la supervivencia.
      Muchas plantas incluso detectan el “color” predominante de la luz y reaccionan en consecuencia. ¿Has visto como los tallos de las plantas crecen más alargados en lugares de sombra que en lugares de Sol?. Se aprecia un claro empeño de muchas plantas de abandonar lugares insuficientemente iluminados para alcanzar mayores “dosis de luz”. Pues bien las plantas poseen unos pigmentos denominados fitocromos que son capaces de detectar grados de sombra en función de la proporción de luz roja con respecto al rojo lejano que llega hasta la planta. Es esta frecuencia la que típicamente es deficitaria en condiciones de sombra o nublado intenso y la planta es capaz de modificar su crecimiento en función de este estímulo.
      No obstante, esto no permitiría explicar por qué las plantas “desprecian” el color verde, ya que no hay condiciones ambientales conocidas que impliquen una disminución selectiva de la radiación de esta longitud de onda.
      En cualquier caso la pregunta daría para estar debatiendo largo y tendido.
      Gracias, de nuevo, por participar.

  10. Podriamos decir que no es que “Desprecian el verde”, sino que es el color que
    al reflejarse realizan una función de provisión en los seres vivos que la perciben
    con los 5 sentidos

    • En primer lugar, gracias por participar en el blog. Aunque suene extraño, se puede decir que tienes razón. Vemos los objetos de la combinación de colores que reflejan. Es decir, los objetos “se quedan con los colores que no vemos”, así que en cierto modo se puede decir que estás en lo correcto.

  11. Hola, gracias por la información me a aclarado varias dudas… Pero tengo una que no me puedo quitar de la cabeza y por más que busco en la web no encuentro la respuesta. De antemano muchas gracias.

    Mis preguntas son ¿Como hace la planta para retener un fotón de luz?.
    ¿Como logra atraparlo? si es que lo hace…
    ¿Y si capta o recibe su energía (sea como sea que lo haga), que es físicamente lo que retiene de ella?

    Ojalá comprendas a que me refiero. Gracias!

    • Hola, Nacho.
      En primer lugar, gracias por interesarte en el blog.
      Con respecto a las preguntas que planteas espero saber explicarte: En primer lugar, los fotones son partículas un tanto extrañas para lo que estamos acostumbrados ya que no poseen materia. Son “paquetes” de “energía pura” que pueden propagarse a través del vacío (sin un medio material que los sustente).
      Por tanto, absorber o retener la energía de un fotón equivale a absorber o retener el fotón en sí.
      Cuando un fotón “choca” contra un átomo es posible que toda su energía o parte de ella pueda ser absorbida por un electrón de ese átomo.
      Esta absorción de energía hará que el electrón pueda alejarse del núcleo del átomo al que pertence (En un átomo la posición d eun electrón requiere tanta más energía cuanto más lejos del núcleo se sitúe). Es decir, la energía del fotón es recogida por un electrón y le sirve para cambiar de órbita dentro del átomo.
      Si la energía es suficiente, el electrón puede incluso llegar a “saltar” tan fuerte que escape del átomo y se libere (esto es la base del llamado efecto fotoeléctrico, que, a su vez, es la fundamento de las placas solares fotovoltaicas).
      En los cloroplastos de las plantas tiene lugar un tipo especial de efecto fotoeléctrico. Diversas moléculas de clorofilas y otras moléculas parecidas van absorbiendo fotones y se van transfiriendo la energía absorbida de unas a otras, hasta que toda esta energía confluye en una molécula de clorofila en particular. En esta molécula (llamada centro de reacción) llega tanta energía que uno de sus electrones salta y escapa de la molécula.
      Aunque el proceso continua a partir de aquí, se puede decir que este salto electrónico es el momento en el que se puede decir que la energía lumnosa se ha convertido en energía química. Es decir, la energía absorbida de los fotones provoca un efecto de ionización (pérdida de un electrón) de la molécula de clorofila.
      Espero que esta información pueda servir para aclarar alguna de tus dudas. Un saludo, prof. McManus

      • Muchas gracias! has aclarado en gran medida mis dudas. Se agradece la pronta respuesta. Saludos y seguiré navegando en tu sitio, que tengas un bien día!

  12. buenas noches, se puede considerar que el fotón no posea una longitud de onda definida y esta sea interpretada por una especie de cristal trasductor al momento del proceso de conversión de la energía lumínica a energía química?

    • Hola.
      Los fotones pueden considerarse cuantos de energía asociada a un campo electromagnético. La energía concreta de cada fotón dependerá de las características del campo electromagnético que posea cada fotón.
      A su vez, cada pigmento fotosintético puede absorber determinados tipos de fotón y no otro. Por ello, para ampliar el espectro de radiacioón que es útil para las células vegetales fotosintéticas, éstas poseen cierta variedad de pigmentos, cada uno de ellos “especializado” en fotones con una longitud de onda diferente.
      La energía absorbida hace que electrones procedentes de moléculas de agua sean transferidos a una cadena de moléculas del cloroplasto. Esta transferencia de electrones tiene varias consecuencias a nivel químico y se puede decir que es la clave de la conversión de energía luminosa (electromagnética) en energía química.
      Si te interesa el tema de los fotones quizá pueda serte útil la siguiente entrada del blog.
      Gracias por participar en el blog.

  13. “No obstante, esto no permitiría explicar por qué las plantas “desprecian” el color verde, ya que no hay condiciones ambientales conocidas que impliquen una disminución selectiva de la radiación de esta longitud de onda”.
    Pues mirémoslo al revés: ¿Qué condiciones ambientales existían hace 500 millones de años, cuando aparecieron las primeras plantas terrestres? ¿Dónde estaban los continentes? El Precámbrico.
    Si buscamos modelos sobre deriva continental, prácticamente todos señalan que las tierras durante el Precámbrico no estaban en el trópico, donde “el verde” es casi constante, sino en zonas donde “el azul y el rojo” marcaban la diferencia entre verano e invierno, entre vida o congelación, entre selección de formas capaces de resistir el frío hasta la siguiente estación y las que morían por no ser capaces de hacerlo. Las plantas se comportan como sensores de infrarrojos. Es la cantidad de rojo lo que marca su tiempo de crecimiento, floración, senescencia y entrada en letargo para resistir el invierno. Al igual que el resto de seres vivos, la explosión de biodiversidad en el Cámbrico también se produce en las plantas, que aparecen hace 475 mill de años sobre la Tierra, justo cuando se fragmenta Rodinia. Si luego los continentes se llevaron las plantas consigo y se quedaron verdes en general, es porque les ha ido bien así. Las plantas del trópico podrían ser negras si hubieran aparecido y vivido siempre allí, pero no. Las plantas han viajado y se han llevado consigo su color.

  14. Me gusto mucho tu articulo, creo que es linda tu manera de explicar. Pero estoy aqui para defender a los fotones verdes o ‘perdedores’ como los llamas…..ya por darle el color tan lindo a las plantas creo que son ganadores : )…..El paisaje de Costa Rica es magico en gran parte a los fotones perdedores….: ) Saludos y gracias por la info esta muy linda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s