Brote infeccioso en Alemania por Escherichia coli enterohemorrágica

Aunque mi trabajo en las aguas del Norte de España me mantiene muy ocupado, no he querido dejar pasar la que ya se llama en muchos foros “la crisis de los pepinos”, sin haceros llegar algunas ideas para ayudaros a comprender mejor estos hechos desde el punto de vista científico.

Los pepinos españoles, totalmente descartados como origen del brote infeccioso, intentan reponerse de los efectos negativos que la noticia ha tenido en el mercado.

La verdad es que estarás harto/a de escuchar lo sano que es incluir en tu dieta frutas y verduras, así que es posible que te parezca contradictorio que unos simples pepinos hayan provocado tanto debate, rechazo y confunsión. Lo primero que debes saber es que lo que ha provocado la intoxicación alimentaria no han sido los pepinos ni ninguna hortaliza, sino un tipo especial de bacterias Escherichia coli (E. coli). Lo que ocurre es que, incialmente, se pensó que estas bacterias habían llegado hasta las personas a través de pepinos contaminados en su superficie con esta bacteria. Y, en concreto, se señaló a una partida de pepinos procedentes de España.

Lo curioso es que E. coli es una bacteria común en el interior de nuestro aparato digestivo y el de todo tipo de mamíferos. Su nombre proviene del científico Theodore von Escherich , que la describió por primera vez en 1885. No sólo es una bacteria inofensiva en la mayor parte de los casos, sino que ayuda a fabricar un subtipo de vitamina K, que es esencial para que los mecanismos de coagulación de la sangre funcionen correctamente.

Escherichia coli “agresiva”

Sin embargo, existe una gran cantidad de variantes  de esta bacteria y no todas ellas son inofensivas. Cada variante se denomina con un código que es como su carnet de identidad y que está relacionado con sus características inmunológicas (se le llama serotipo).  En concreto existe un grupo denominado E. coli enterohemorrágicas (ECHC) que es especialmente agresivo. Este tipo de E. coli produce una toxina llamada verotoxina o toxina shiga (por su parecido con la toxina de otra bacteria llamada Shigella) que es capaz de unirse especialmente a las células que forman los vasos sanguíneos más finos, provocando su muerte y, con ello, la destrucción de estos vasos, provocando hemorragias.

Las bacterias del tipo E. coli enterohemorrágica pueden producir una grave enfermedad denominada Sindrome Urémico Hemolítico (SUH) que, en casos extremos, puede provocar la muerte, como desgraciadamente ha ocurrido recientemente en Alemania y Suecia.

Cuando se produce una infección por bacterias enterohemorrágicas, los primeros síntomas son fiebre (algo común e inespecífico de casi todas las infecciones por bacterias) y a continuación vómitos y/o diarrea con sangre, debido a la acción de la bacteria a nivel intestinal. La bacteria destruye los finos capilares absorbentes del intestino, provocando la hemorragia hacia el tubo digestivo. Desde aquí, la sangre vertida es expulsada al exterior con las heces.

Estructura de la nefrona, unidad funcional del riñon. En el SUH, muchso de estos vasos sanguíneos son destruidos.

Posteriormente, la bacteria puede  llegar al riñon, donde mediante la acción de la verotoxina, puede destruir gran número de los capilares del riñón a través de los cuales se produce el filtrado de la sangre. La consecuencia es que los riñones pueden verse gravemente afectados en su funcionamiento. El síntoma externo más evidente es que se produce mucha menos orina de lo normal o incluso llega a detenerse.

Además pueden aparecer manchas en la piel como si se hubieran producido golpes, debido a la destruccción de vasos sanguíneos bajo la epidermis. En casos agudos, incluso el sistema nervioso puede verse afectado.

La variante de E. coli enterohemorrágica más conocida hasta ahora era la O157:H7. Los brotes epidémicos más importantes en los que se identificó esta variante tuvieron lugar en 1982, debido a hamburguesas contaminadas (y mal cocinadas) y en 1996 en una partida de zumos de manzana, ambos casos en Estados Unidos. Se pensó que este caso también podía ser causado por la misma variante. Sin embargo las bacterias E. coli pertenecen a un serotipo diferente, el O104:H4. Más aún, se trata de una variante  que combina varias características y genes que hasta ahora sólo se habían hallado en bacterias disitintas. Ha demostrado ser una variante muy agresiva que produce daños severos en algunos casos y resistente a la mayoría de antibióticos, afectando especialmente a personas mayores, aunque se ha observado en los dos últimos días un aumento de casos infantiles. No se conocía una ninguna bacteria con la misma combinación de genes, por lo que se ha dicho que se trata de un cruce de varias bacterias. No obstante es difícil asegurar el mecanismo exacto por el que esta bacteria ha terminado adquiriendo estos genes de diferente origen.

¿Cómo llega la bacteria a los alimentos?

Curiosamente, este tipo de bacterias tan peligrosas para el ser humano son, en muchos casos, inofensivas para el ganado, en el que puede multiplicarse libremente sin causar síntomas observables. Por eso se dice que el ganado es el principal reservorio de la bacteria. La principal fuente de infección es, por tanto, la carne mal cocinada de animales infectados (afortunadamente a estas bacterias “no les gusta el calor” y mueren al cocinarse el alimento, por encima de 70 ºC).

Las verduras también pueden ser vía de trasmisión de las bacterias. Existen varias posibilidades: por ejemplo, los vegetales pueden haber sido regados o lavados con aguas contaminadas por la bacteria procedente de animales, o haber estado en contacto con alguna superficie que, a su vez, lo haya estado antes con carne cruda contaminada o con animales infectados. La bacteria, de esta forma, queda adherida a la verdura (puede ser cualquiera) y se transmite al humano al ser ingerida cruda. En el caso de 1996 el problema fue que las manzanas con las que se fabricaron los zumos estuvieron almacenadas en un lugar que, a su vez, había estado en contacto con restos de residuos de ciervos de la zona contaminados.

¿Por qué se pensó que los pepinos eran la fuente contaminada que propagó la bacteria?

Incialmente se encontraron bacterias E. coli en varios pepinos procedentes de España comercializados en la zona donde se han originado los casos de enfermos (Hamburgo). Además, se comprobó que los enfermos hasta aquel momento habían consumido pepinos crudos. Con estas coincidencias se apostó por la explicación más sencilla: aquellos pepinos eran los causantes de la enfermedad. Sin embargo, un análisis más minucioso ha demostrado que las bacterias E. coli halladas en los pepinos no son las mismas que las aisladas de los enfermos de este brote. Por tanto, la “hipótesis de los pepinos” se ha quedado sin ninguna prueba sólida que la apoye.

El problema del origen

Los alimentos (carnes, frutas o verduras) pueden seguir un camino largo, dividido en varias etapas desde su lugar de origen hasta el de venta y consumo. Pueden alamacenarse varias veces en varios lugares distintos y ser transportados en varios medios. Esto, claro está, dificulta la identificación del origen exacto de difusión de la bacteria. Hay que revisar minuciosamente todas las posibilidades (que son muchísimas) y encontrar, en algún punto, una bacteria que coincida con la aislada de los enfermos. En cualquier caso, nunca debe asegurarse sin más la hipótesis fácil, como desgraciadamente hizo Alemania, sin pruebas claras. Los hechos han demostrado que, aunque la alerta sanitaria era obligada, se señaló a España con demasiada ligereza como causante en origen del brote de la enfermedad.

El principal problema es que es importante seguir buscando ahora nuevas posibles fuentes de la contaminación, porque de otra forma, la enfermedad puede seguir propagándose.

Y aprovecho para preguntarte: ¿Qué otras fuentes o mecanismos de contaminación posible te parece que deberían estudiarse? Espero tus respuestas.

8 thoughts on “Brote infeccioso en Alemania por Escherichia coli enterohemorrágica

    • Buena pregunta, Ana Belén. La bacteria causante de esta crisis pertenece a las E. coli enterohemorrágicas y este es un grupo conocido desde hace tiempo. Sin embargo, la bacteria aislada en los enfermos presenta una combinación de genes y características muy especial y, por este motivo, la Organización Mundial de la Salud considera que se trata de una bacteria nueva, desconocida hasta ahora. Lo que más preocupa es su agresividad y su resistencia a muchos antibióticos, lo que hace difícil encontrar un tratamiento eficaz. He actualizado la noticia, de forma que puedes encontrar información adicional ahora. Enhorabuena por tu interés

    • Los pepinos españoles ya han sido descartados como origen de la infección con la E. coli causante de la enfermedad ya que en ningún caso ha podido encontrarse la bacteria de los enfermos en este alimento. Así que toca buscar por otra parte, porque debe existir algún punto desde el cual la bacteria ha entrado en algunas personas, causando de esta forma la enfermedad. Te puede servir de mucha ayuda este reciente artículo de El País.

  1. Creo que habría que estudiar la localidad de Baja Sajonia y el suelo en donde se volcó el camión que transportaba los pepinos(que no se si es el mismo)

    • Hola, María.

      En efecto, el origen del brote infeccioso de E. coli estaba en una granja alemana, pero no tiene nada que ver con pepinos (ni españoles ni de ninguna otrra parte). Se ha confirmado que los causantes de la epidemia han sido unos brotes de soja en los que los científicos han podido aislar exactamente el mismo tipo de bacteria que en los pacientes afectados por esta grave enfermedad. Todavía no se sabe con seguridad cómo ha llegado hasta la soja la bacteria, aunque en algunas noticias se habla de que algún trabajador podría haberlas transferido desde otro origen hasta la soja (cosa que nunca debería haber pasado si se hubieran respetado todas las normas de seguridad e higiene).
      Las hortalizas españolas están totalmente descartadas, aunque, como habrás oido, el daño al sector ya está hecho y ahora se están pidiendo las correspondientes indemnizaciones.
      Gracias por tu participación

  2. Hola vivo en Canada y mi esposo, le dio fiebre y no podia orinar bien, el doc. le realizo analisis pues creia q’ era alguna infeccion en los ri<nones, y resulto q' es E-coli. eso fue hace ya como una semana y hoy tuvo q' ir al doc. pues se siente sumamente debil q' no puede ni caminar , mi pregunta es normal, es x la enfermedad? Gracias

    • Hola, Arlen.
      Lo primero que debo decirte es que este es un blog educativo para alumnado de Ciencias. No tengo formación médica, por lo que te aconsejo que para una respuesta acreditada acudas de nuevo a un doctor. No obstante, sí puedo contarte que la bacteria E. coli es la que causa la gran mayoría de infecciones urinarias. Existe una enorme cantidad de variantes de esta bacteria (cepas) capaces de provocar infecciones en las vías urinarias. La E. coli del brote alemán es sólo un caso excepcional. También es frecuente que las infecciones agudas en general (no sólo las urinarias) produzcan debilidad intensa antes, durante o tras la infección, así que lo que cuentas puede corresponderse con la sintomatología esperable de la enfermedad.
      En cualquier caso, si los síntomas persisten, tu marido no mejora con el tratamiento antibiótico que le hayan prescrito o te preocupa un agravamiento inesperado de los síntomas, acude de nuevo a un doctor, para que revise su tratamiento. Espero que la mejoría se produzca pronto. Un saludo, prof McManus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s