Nanobacterias, el tamaño importa

Ahora que sé que estáis tratando el tema las células y los fundamentos del fenómeno de la vida, quiero contaros un caso verdaderamente curioso que durante un tiempo me desconcertó. Me gustaría conocer vuestra opinión.

El profesor McManus durate una ponencia sobre nanobacterias en el Simposium Internacional sobre Nanobacterias, organizado por la Fundación Naturalmente Ciencias

Allá por 1990, Robert y yo ya contábamos con el entusiasmo y la curiosidad por la Naturaleza que comparten todos los científicos. Bueno, Robert contaba con otra pasión: Italia. Por eso se quedó allí estudiando diversos tipos de rocas. Robert se apellida Folk. Él es geólogo, profesor de la Universidad de Texas y en aquellos días su afición a Italia y a la Naturleza le llevó a un descubrimiento sorprendente.  En una rocas calizas y empleando la microscopía electrónica, halló unas minúsculas estructuras redondeadas con aspecto de bacteria, pero de tamaño sorprendetemente pequeño.

Las bacterias más pequeñas descritas hasta entonces tenían 200 nm. Lo que él había encontrado tenía un diámetro que, en muchos casos rondaba los 50-100 nm. Las llamó nanobacterias. Ni que decir tiene que Robert estaba convencido de que eran bacterias fosilizadas. Las bacterias más pequeñas jamás descubiertas.

Recuerdo que cuando presentó sus descubrimientos en 1992,  se produjo una mezcla de curiosidad y excepticismo. Muchos científicos no terminaban de creérselo.

La cosa quedó un poco olvidada hasta que en 1996, analizando muestras de un meteorito marciano, (el superfamoso ALH 84001) se hallaron unas microestructuras muy parecidas a las que había encontrado Robert Folk. Aquello fue la locura. El descubrimiento de vida extraterrestre era algo tan deseado, que muchos se convencieron de que estaban viendo nanobacterias marcianas.

Pero las cosas no estaban tan claras. Hasta entonces la única prueba de que las nanobacterias eran realmente seres vivos era su parecido externo con las bacterias comunes. Desde 1996 hasta la fecha actual se han ido acumulando nuevos datos que permiten analizar este problema con más detalle.

Y aquí es donde me gustaría contar con tu ayuda.  A continuación tienes una breve cronología de hechos que están relacionados con la curiosa historia del estudio de las nanobacterias. Te adelanto que durante algún tiempo se pensó que podría tratarse de uno de los mayores avances de la ciencia del momento.

Historia de la investigación sobre las nanobacterias

1988. Robert Folk halla unas estructuras esféricas microscópicas a las que llama nanobacterias estudiando rocas calizas de la región italiana de Viterbo. Tienen un tamaño entre 20  y 200 nm. Tienen forma esférica y a veces están asociadas en parejas o pequeñas cadenas. Tienen aspecto similar a las bacterias “normales”.

Nota: Los ribosomas, que están presentes en todas las células bacterianas conocidas, tienen un diámetro de unos 20 nm

1992. Robert Folk realiza más observaciones de nanobacterias en otras rocas y expone sus descubrimientos a otros científicos, en diversas publicaciones y congresos.

1996. David S, McKay halla estructuras muy similares a las nanobacterias observando con un microscopio especial un meteorito procedente de Marte. Algunos lo consideran la primera prueba de la existencia de vida extraterrestre.

1998. E. Olavi Kajander y otros descubren nanobacterias en cultivos de células realizados en el laboratorio. Las nanobacterias parecen interferir en el crecimiento de las células. En su composición, además de sales de calcio, hallan proteínas y ADN.

1999. Se identifican nanobacterias en fluidos humanos: sangre, saliva y orina.

2000. John O. Cisar  fabrica nanobacterias en un tubo de ensayo mezclando moléculas de lípido o proteínas y fosfato de calcio. Las nanobacterias artificiales se forman y aumentan en número como si fueran seres vivos, pero… ¡no hay aumento en la cantidad total de ADN!

2001. Se descubre que el ADN asociado a nanobacerias es idéntico al de bacterias comunes que contaminan habitualmente los recipientes para cultivar células.

2003. La empresa Nanobac fabrica y comercializa anticuerpos que, según la empresa, detectan específicamente nanobacterias.

2004. La clínica Mayo afirma que las nanobacterias pueden provocar enfermedades y son transmisibles de un organismo a otro.

2007. Se descubre que las proteínas que hay en las nanobacterias son proteínas corrientes de los seres humanos, como la albúmina. Los anticuerpos especiales para detectar nanobacterias detectan en realidad estas proteínas corrientes.

Como puedes ver, se trata de una historia un tanto peculiar para ser científica. Me interesa conocer tu opinión y, para facilitar el trabajo, te dejo un documento que incluye toda esta información en forma de tabla para que puedas organizar mejor tus ideas. Analiza la información y contéstame con tu parecer.

Aquí te dejo también información adicional sobre nanobacterias en Wikipedia y otro artículo muy interesante sobre ellas, por si te interesa el tema o necesitas más datos para aclarar las ideas.

2 thoughts on “Nanobacterias, el tamaño importa

  1. Este articulo sobre las nanobacterias me parece muy interesante y que genera mucha polemica sobre si es vida extraterrestre o no lo que hay en los meteoritos.

    • Bueno, Ángel, todo depende de si se quieren considerar a las nanobacterias seres vivoos o no. Analiza el documento adjunto en la noticia y a ver a qué conclusión llegas tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s