Ingrid y Manuel, una cita en México poco afortunada

La Naturaleza nos sorprende continuamente, por más que queramos convencernos de que la conocemos bien, y los fenómenos atmosféricos suelen estar en primera línea de esta exhibición. Que se produzcan huracanes o tormentas tropicales en las costas de México, particularmente las atlánticas, no es un hecho extraordinario en estas fechas. Sin embargo, que un huracán y una tormenta tropical se produzcan simultáneamente y que sus trayectorias tiendan a encontrarse en el continente es muy inusual. Más aún si uno de ellos proviene del océano Pacífico y otro del Atlántico.

Sigue leyendo

Zonas sísmicas de México: claves para los terremotos de 2012 y 2013

Daños provocados por el terremoto de Ometepec, el 20 de marzo de 2012

(Última actualización: 22/04/2013) Desde el terremoto Ometepec en México el 20 de marzo de 2012 con magnitud 7,2 en la escala Richter, la preocupación por este tipo de fenómenos naturales volvió a crecer en México en el año anterior. La frecuencia de seísmos en México durante los últimos meses ha favorecido todo tipo de rumores e hipótesis alternativas en los que se citan  meteoritos, tormentas solares o armas estratégicas. Quizás los mecanismos naturales ya conocidos sean suficientes para explicar estos fenómenos. (Continuar leyendo…)

La falla de San Andrés, viviendo “al límite”

Localización de la falla de San Andrés

Ya sabes gracias a tu estudio de la tectónica de placas, que la capa superficial de la Tierra, la litosfera, es como un rompecabezas gigante de piezas irregulares cuya forma está permanentemente cambiando. Generalmente, estos cambios son tan lentos que no podemos apreciarlos, pero es cierto que hay lugares del planeta donde la energía interna es menos “discreta” y provoca fenómenos que sí son claramente apreciables para el ser humano (a veces demasiado).

Uno de estos lugares sorprendentes es, sin duda, la falla de San Andrés, en la costa Oeste de Norteamérica. Recuerda que una falla es una fisura en la que un bloque de rocas se desplaza con respecto a otro. Hay innumerables fallas por todo el mundo, pero pocas tan grandes y activas como la falla de San Sandrés. Recorre casi 1.30o km atravesando la costa Pacífica de Norteamérica, atravesando California (USA) y Baja California (México). La falla pasa por la ciudad de San Francisco y muy cerca de la de Los Ángeles y también afecta al Noroeste de México.

Esta espectacular falla forma parte del límite entre dos grandes placas tectónicas: La Pacífica y la Norteamericana (observa el mapa de situación). Su efecto sobre el terreno puede pasar desapercibido para un observador distraído, pero los que viven en estas y otras ciudades cercanas no olvidan nunca que están viviendo literalmente “al límite”.

Vivir cerca de un límite de placa puede tener un lado claramente negativo: el elevado riesgo sísmico de  la zona, que se manifiesta en forma de frecuentes terremotos. Algunos de ellos pueden ser muy destructivos, como el que sufrió San Francisco en 1906 y otros más recientes, como el de 1989 (puedes ver un video muy interesante sobre estos fenómenos). De hecho, uno de los grandes temores de los habitantes de la región es  que en los próximos años se podría producir otro gran terremoto. Por desgracia, la predicción de terremotos es aún muy poco precisa. Si te interesa el tema, también puedes consultar esta otra entrada sobre la sismología de México.

El profesor McManus junto a un talud próximo a la falla de San Andrés

Hace algún tiempo, durante una de mis visitas a la región me hice una foto de este peculiar talud al lado de  una carretera. ¿Qué opinas sobre la curiosa disposición que presentan los estratos en este terreno? ¿Cómo crees que puede explicarse este fenómeno, que es muy frecuente a ambos lados de la falla? ¿Qué tipo de límite de placa (de entre los tres que conoces) crees que representa la falla de San Andrés?